Cine (O)culto: HAROLD Y MAUDE


Todos deberíamos amar sin contemplación hasta el más mínimo detalle que la vida nos ofrece. Hay quién lo sabe y lleva esta máxima por bandera en cada pequeña acción y en cada paso que da. Es el caso de Maude, la (casi) octogenaria con más vitalidad de la historia del cine. Alocada e imprevisible, capaz de llenar de energía cualquier estancia en donde ponga los pies, amante del vuelo de gaviotas y de la velocidad, del arte y de la vida en todas sus manifestaciones. Hay otras personas que, por el contrario, no ven sentido alguno al hecho de vivir. Es el caso de Harold, veinteañero atormentado, amigo de la muerte y aficionado a suicidarse una y otra vez, con el nihilismo propio de la juventud americana de los 70, alienado y aburrido, que no aspira a nada más que a dejar este mundo llamando la atención en el proceso lo máximo posible. Cuando ambos personajes se cruzan, surge la amistad más improbable que jamás pudieron imaginar y las puertas de ambos se abren de par en par para dejar pasar al otro a la intimidad de sus vidas interiores, con sus secretos y objetivos, con sus deseos y sus miedos, donde ambos conseguirán pasear de la mano por paisajes inolvidables que marcarán sus vidas para siempre.

Los polos opuestos se atraen irremediablemente. Es algo físico y fascinante, y da lugar a reacciones y encuentros tan explosivos como el que se cuenta en esta maravillosa película del no menos maravilloso director que fue Hal Ashby. El hippie incomprendido del llamado Nuevo Hollywood (que agrupa a gente como Bogdanovich, Coppola, Scorsese, Altman o Friedkin) que encumbró a los directores como los máximos artífices del arte cinematográfico en los 70, reflejo de lo que años antes había ocurrido en Francia con la Nouvelle Vague o en Italia con el Neorrealismo. Genio del montaje, adorador del cannabis y místico, Ashby tiene en su haber una corta pero genial carrera que, injustamente, no tiene el lugar en la historia que se merece. Películas como Bienvenido Mr. Chance, El Regreso, Shampoo, El Último Deber o Esta Tierra es mi Tierra, hacen de su filmografía una obra de culto total, en la que esta Harold Y Maude de la que hablamos, corona de forma maravillosa una carrera marcada por la excentricidad sosegada de un amante del cine que solo quería que lo dejasen en paz y que, dentro de la sala de montaje, era capaz de crear magia de la nada. Sus últimos días, antes de morir de cancer, los pasó junto al mar rodeado de amigos, maltratado por los estudios que le quitaron sus últimos trabajos, resistiendose a abandonar este mundo en el que quería quedarse para seguir haciendo lo que más le gustaba, hacer películas.

Mención aparte merece la banda sonora, interpretada por un Cat Stevens en su máximo esplendor, con un par de temas compuestos especialmente para la película y que se convierte, casi sin que nos demos cuenta, en el tercer protagonista de la historia.

LokoFanzine te deja indicado el camino que lleva hasta donde alguien ajeno a escondido la película en la red. LokoFanzine no se hace responsable del mal uso que pudieras hacer de ella, solo te aconseja que si te gusta, te compres el original y continúes con la filmografía del director. No te arrepentirás.

Harold Y Maude (Hal Ashby.1971).

Video Killed The Radio Star: EURYTHMICS



No tengo el potencial suficiente para hacerlo a golpe de talonario, el simple hecho de plantearselo es en si una estupidez. A nadie que crea en mis ínfulas, en mis proposiciones que, no lo niego, suenan a locuras temerarias y a ideas de loco descerebrado.

No tengo la iniciativa suficiente como para dejar la seguridad del firme y saltar a la piscina desde el balcón. Me faltan agallas para romper del todo la baraja, para escupir en el suelo con fuerza. Y me quedo tumbado, planeando mi entrada triunfal en el mundo de los muertos vivientes hasta el último detalle, asegurándome un buen guión antes de hacer la película cuando en el fondo sé que debiera ponerme a improvisar. Las grandes obras surgieron siempre de la inspiración del momento.

Pero aún así, cada noche tengo la certeza de que mis pasos en la sombra son tanto o más valientes que los de aquellos que caminan bajo la luz del foco principal y que, aunque nadie lo advierta, vuelvo a salvar el mundo cada día.


por Isak Af.

FREEBASS y Los 3 Mosqueteros


Peter Hook no necesita presentación. Simplemente con decir que fue el bajo de Joy Division y lo es de New Order, está todo dicho. No hace falta que se añada que es uno de los bajistas más influyentes de la historia. No es necesario.

Andy Rourke también toca el bajo. Éste lo hace en un grupo llamado The Smiths, comandados por un tal Morrissey. Tampoco hacen falta muchas presentaciones.

Y Gary “Mani” Mounfield es el tercero en discordia. Su bajo ha surcado las melodías de grupos como The Stone Roses y Primal Scream. Ahí es nada.

Si por separado estos tíos son unos animales de la creación, juntos la pueden liar parda. Y es lo que han hecho, en todos los sentidos. La ocurrencia de Hook de juntarse con sus coetáneos, dió lugar a un Supergrupo de nombre Freebass en la que el triunvirato de bajistas aporta toda su experiencia para hacernos llegar un puñado de canciones hipnóticas y melódicas 100%. Si es cierto que el EP previo que sacaron, Two Worlds Collide, supera con creces al LP, también lo es que por ello este It's A Beautiful Life no desmerece para nada. Las canciones se mueven alrededor de los bajos, que, no podría ser de otra manera, son los que mandan en todo el repertorio de los mancunianos. Quizás, y por no ponerlos demasiado por las nubes, la voz elegida para acompañarlos y que no es otra que la de Gary Briggs de Haven, desmerece un poco al resto de componentes (mucho mejor las elegidas para el EP, las de Tim Burgess de The Charlatans, Howard "Mr. Nice" Marks , Pete Wylie de The Farm y el propio Peter Hook) pero aún así las canciones llegan y gustan, sobre todo si eres fan de los grupos de origen de estos tres mosqueteros. Además, siempre puedes jugar a ver de quién es el bajo que predomina en cada tema.

Pero juntar a tanto genio y tanto ego nunca puede salir bien y aquí no iba a ser menos. Ya se anunció la espantada de Rourke, que decidió tirar por otros fueros. Y hace poco y gracias a Twitter, hemos conocido las desavenencias entre los dos miembros restantes. Recientes declaraciones de Peter Hook, que se autoproclama como autor original del proyecto, ponen en claro que el supergrupo se ha aparcado definitivamente. Fue bonito mientras duró.

LokoFanzine no te deja indicado el camino que lleva hasta donde alguien ajeno a colgado el disco como siempre debido a que si lo hacemos, nos cierran el blog, que ya nos han avisado especificamente para este disco. Por lo menos, te dejamos el MySpace