El Viaje Íntimo de la Locura. Roberto Iniesta


Hacía tiempo que esperaba que Roberto Iniesta, el Robe de Extremoduro, se atreviera a dar el paso de despojar a su lírica de las notas que la envuelven. Sí es cierto que lo lógico hubiera sido que lo hiciera en forma de poemario y no de lo que ha parido finalmente que no es si no un libro de ficción en prosa. Aunque al pasar las hojas, no hace falta escarbar demasiado para darse cunta de que en realidad es un libro de poesía, poesía transgresiva (dejemos la originalidad de lado y llamemos a las cosas por su nombre).
El Viaje Íntimo de la Locura comenzó en 2003, durante un periodo de aburrimiento en el que Robe se sentía bloqueado a la hora de componer canciones. Poco a poco la historia fue saliendo a empujones, hasta que aquello se convirtió en su primera obra literaria. Después solo quedaba publicarlo y para ello apostó por una editorial independiente como El Hombre del Saco, donde le han dejado sacar lo que a él le ha dado la gana sin "tener que pasar por el aro como los leones" en alguna editorial de las grandes.

Solo dejaremos la reseña que aparece en la contraportada del libro ya que es deseo del autor que no se proclame el contenido del mismo.

Y si lo pide el Rey de Extremadura no podemos más que complacerle...

"En el jardín hay un cerezo dormido, pero parece muerto. Este otoño comenzó a sentirse apático, y la dejadez se apoderó de su espíritu. La vida, cansada de verle abúlico y desastrado, decidió que lo mejor sería que se tomara un tiempo para reflexionar sobre su relación, y se marchó de vacaciones, dejándole en un estado de abatimiento que hizo que se fuera consumiendo poco a poco hasta que acabó por convertirse en todo lo que es ahora: el aletargado esqueleto de un cerezo; una osamenta de madera clavada al suelo, que sólo espera que regrese la vida."

JOE CREPÚSCULO: Chill Out


Si aún no conoces a Joe Crepúsculo es que no vives en este planeta. El bueno de Joe es de esos tipos a los que puedes odiar hasta morir o bien amarlo como a nadie. Porque si hablamos de Joe, tenemos que hablar de un tío más raro que tú, con unas canciones que a primera vista te pueden hacer pensar que las ha compuesto un mono borracho y con aspecto parecido al mono anteriormente citado. Sí, es cierto, Joe es único y por ello te puedes sentir escandalizado cuando te enteres de que su disco Supercrepus (Discoteca Océano. 08) ocupó el año pasado el número 1 de la lista de mejor disco nacional de ROCKDELUX. Pero lo mejor de todo es que se lo merecía. Es que Joe es grande con mayúsculas. Es que Joe es un artista. Que sí hombre, que sí.
Ahora Joe vuelve al ataque con un puñado de canciones mucho más cuidadas que las ofrecidas en sus anteriores trabajos. Una producción mucho más trabajada, con arreglos de cuerdas y vientos que, junto a sus teclados característicos, parecen darle la forma definitiva a lo que podríamos llamar Sonido Crepúsculo. Canción ligera y de barrio, eléctrica y descacharrante, con unas letras más profundas que cualquier poema de Benedetti (amor y desamor juntos pero no revueltos) que te atrapan y ya no te dejan. Y sobre todo, ritmos poderosos adecuados para cualquier momento y lugar (“Ritmo Mágico” y “Diriri Diririra” pueden llegar a ser megahits válidos para pincharlos en el Razzmataz o en una verbena de pueblo).

El bueno de Joe…

Os dejamos el video del primer single “Toda esta energía”, realizado por Vengamonjas, que resume a la perfección el espíritu Crepusculero, y además os dejamos el enlace que lleva hasta el disco esperando que descubrais al artista y os compreis el original si os gusta y vayais a los conciertos que celebre. LokoFanzine no se hace responsable si le dais un mal uso al mismo, así que…no se lo deis.

Joe Crepúsculo - Chill Out (Discoteca Océano. 09)

Video Killed the Radio Star: ASTRUD

Sé que no sabes bailar si todos te están mirando. Ellos también lo saben y es por ello que no paran de acecharte desde la barra, desde el guardarropas e incluso desde el punto ciego de la discoteca. Ya te bebiste tus penas, y ahora escupes incoherencias entre arcada y arcada.

Venga, corre... Vete a por una raya, imbecil.

por Isak Af

Ian Brown, a su manera


Aquellos que crean que el cantar con las manos detrás mientras te la das de vacilón lo inventó Liam Gallagher van listos. El también mancuniano Ian Brown ya lo hacía cuando, junto a su banda The Stone Roses, se convirtió en precursor de aquello que se llamó BritPop (grupos como Suede, Blur, Oasis o Pulp le deben todo a casi todo a estos chicos). Marcaron un hito con su álbum de debut The Stone Roses (Silvertone. 89), para LokoFanzine uno de los mejores discos de la historia, y tras un segundo trabajo y varios recopilatorios, el grupo acabó como el rosario de la aurora en 1996, siguiendo cada componente caminos diferentes (Squire fundó los Seahorses y Mani se unió a Primal Scream) siendo Ian Brown el único que continuó su carrera en solitario.
El Rey Mono, como es conocido (“Debido a mis pómulos, la gente piensa que soy adicto al crack. De alguna manera, a través de la movida Manchester, surgió esa etiqueta, ‘es adicto al crack’. Ni siquiera probé crack alguna vez, jamás probé heroína. No fumé marihuana sino hasta los 22 años.”), presenta su sexto disco My Way ("una autobiografía musical") para el que, según dice, se ha basado en el Thriller de Michael Jackson y para el que ha contado con colaboraciones como las de Mr. Hudson o la del rapero Kanye West. Es esté el trabajo más maduro y redondo del de Manchester, y en él Brown despliega su voz tranquila envuelta en bases electrónicas clarioscuras disfrazadas de pop de vanguardia. Sin duda, uno de los discos más esperados y uno de nuestros favoritos para el podio de final de año.

Para escucharlo a todo volumen y sin prisas.

Os dejamos el enlace que lleva hasta los trabajos de Ian Brown para que lo descubrais y, si os gusta, os compreis el original y vayais a los conciertos. LokoFanzine no se hace responsable si os pillan dándole un mal uso, chavalit@s.

Ian Brown - My Way (Polydor. 09)

Cortos de Mente: BAILONGAS

Nunca estás a gusto contigo mismo, siempre encuentras algo que te parece se puede mejorar. Y para ello, qué mejor que la química (y qué me dices de la química del amor..). Si metemos por medio, además, fauna variada como leones, camellos y canguritos, no habrá nada que se nos resista. La falta de pasión se puede suplir con imaginación y esperanza en que nos suba pronto la cosa y nos ponga a tono.
Tigres, leones, todos quieren ser los campeones, que decía el gran Torrebruno.