Cortos de Mente: ÉRAMOS POCOS

En ciertos momentos, no queda otra que replantearse la vida. Las decisiones que en su día te parecieron las más adecuadas, pueden revocarse ante las jugadas que el destino te aguarda. Lo que antes fue una decisión acertada, ahora se vuelve en tu contra y no te queda más que rectificar. Lo cierto es que entre ambos momentos, puede que haya pasado demasiado tiempo. Tanto que nuestra cabeza haya borrado los pequeños detalles. Y como suele ocurrir, los pequeños detalles suelen ser los más importantes.

0 comentarios: