LKFZNº2.HISTORIA DE YO (dos) por niñoHuevo.


En el mismo instante en que Ian Curtis se colgaba en la cocina de su casa, mi madre apartó para siempre su pecho-teta de mi. Ya es suficiente, se dijo, y de forma pausada se abrochó la blusa al tiempo que sus ojos buscaban mis pupilas dilatadas.

Babas y leche agria.

Ella nunca supo que hacía meses que había perdido el interés hacia el blanco néctar que brotaba generoso de su cuerpo. Ya no mamaba para alimentarme, no. El placer de saberme incestuoso aniquilaba cualquier instinto de supervivencia. Nada como ese pezón duro entre mis encías desdentadas.

Y a veces, incluso sangraba.

Mi padre reía como un loco mientras me apuntaba con el dedo. Jamás lo volví a ver tan vivo.


por Isak Af

0 comentarios: